martes, 14 de julio de 2015

ESTA NOCHE TE CUENTO - 2015 - BICICLETA - POLUCIÓN EN EL RÍO


                              Polución en el río
 

 Qué cierto es, que son para el verano.

Sentada  en la barra lateralmente, sus brazos me acogen y camino del rio, mientras sus muslos suben y bajan  dándome en el culo, yo me voy excitando.
 
 

Me echo hacia atrás y le noto, no sé donde empieza y acaba la barra, ya no le acaricio, la última vez nos caímos.

Si hay muchos baches me agarro a la tija, igual de dura y me sigo mojando.
 
 
 

Subimos a la poza que nos gusta, más arriba de la garganta de los infiernos, metemos en el agua helada la bota con vino de pitarra y unas cerezas, la fiambrera fuera.

Ya desnudos, nos introducimos en el agua y nuestra piel reacciona como  piel de gallina, nuestros pezones se endurecen y nos sentamos en una especie de sillín, donde nos tocamos, estamos solos, no sé si existe algo mejor.
 
 

Me quito la horquilla, me suelto la melena y le doy al manubrio, hasta que a pesar del agua del deshielo, tengo que usar del freno. Se pone  como una moto y le intento poner una cubierta nueva pero no llego a tiempo, se abre la válvula y la poza se llamará la garganta profunda.
 
 

AQUEL BESO ROBADO - 2015 - CONCURSO ANUAL "LA PICOTA DE JERTE"


 

 
                                                                                 AQUEL BESO ROBADO
 
 
 

No recuerdo los años que tenía, ni su nombre, pero al comer una picota y antes de introducirla en la boca, la pongo entre mis labios y aflora, el olor, el sabor,  la juventud de aquellos veranos en Jerte.

 
 
Me apuntaron mis padres en la escuela, para recuperar no se cual asignatura cateada en la ciudad, fui a rastras, pero al entrar estaba ella, calcetines caídos, vestido a cuadros y unas coletas.
 
 
Me sonrió y  sus dientes o su lengua húmeda,  provocó en mí un azoramiento tal, que los demás niños se echaron a reír.
Me cogió de la mano y me sentó a su lado, notaba su pierna como fuego que me traspasaba.
Miró mi pantalón, levantó sus ojos a los míos, los cerró y yo fui suyo para siempre.
 
 
En el recreo, detrás de la higuera, a su sombra, se colocó una picota gorda, roja intensa entre los labios y me invitó a morderla a la vez que ella.
 
 
Puse los míos sobre la fruta y entonces ella, abrió más la boca y me abrazó en un beso profundo con la fruta por en medio, mordisqueando la pulpa interminablemente, respirando por la nariz como peces fuera del agua.
 
 
 

 

lunes, 1 de junio de 2015

ESTA NOCHE TE CUENTO - JUNIO - 2015 - NINFA





                         NINFA
        


                                                                        
Arrebujados, las sábanas de seda nos envolvían, como un capullo a las crisálidas, mientras copulábamos sin descanso.
 

Como si no hubiera un mañana, nuestras estructuras exoesqueléticas se acoplaban produciendo un ruido armónico y una secreción filante salía de mi tubo excretor.
 

Mi cuerpo, cada vez más marchito, se acoplaba al suyo, intentando con mis cada vez más exangües intumescencias de los cuerpos cavernosos y esponjosos, mantenerla cerca de mí.
La noche pasaba rápida y yo notaba que ella estaba cada vez más rígida, su oviscapto más cerrado y sus órganos estridulatorios comenzaban a vibrar una queja continua y amarga.
 

Su cutícula, suave hacía un rato, se escamaba y la queratinización provocada, erosionaba la mía, produciéndome una histólisis con descomposición corporal, que pasó de imago a pupa.  
 

Mientras mi ciclo circadiano estaba tocando a su fin y me estaba convirtiendo en un monstruo, empezó ella a agitarse y yo, que me agarraba como podía y tenía miedo de perderla, se contorsionaba, hasta que un crujido bestial me dejó aturdido y se produjo la exuvia, me empujó hacia el suelo, se liberó de los restos, se sentó en el borde y extendió sus alas y sin mirar atrás salió de la habitación.         
                                                     

domingo, 10 de mayo de 2015

UN DÍA MUY ESPECIAL - 9-05-2015 - GRADUACIÓN EN DERECHO - ARROPADO POR LUZ, LUCÍA Y SARA

Fue una tarde especial, mi graduación en Derecho, acompañado por Luz, Lucía y Sara, de algunos de mis profesores y de algunos de mis compis.

Os pongo algunas fotos


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 22 de abril de 2015

MALDITO QUIJOTE - 2011


MALDITO QUIJOTE (CONCURSO BELLAS ARTES; EL PAIS Y ALFAGUARA).


RSS | alejandro pozo de la camara | Lunes, 4 de julio de 2011 |  | 
 
 
 


 
                                                                              Libro de Don Quijote

 

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor.”¡Qué es eso!, que asco, un bicho encima de “olla” y se mueve, huye, que te crees tú, toma pulgar. Menuda mancha, como ha quedado olla, parece otra cosa, tendré que raspar.

Que majo internet, pongo “bichejos en los libros” a ver si tengo suerte y hala 9.160.544 entradas en 0.09 segundos. Hoy tampoco me da tiempo a leer el Quijote.

 

A quien interese: se llaman pececillos de plata o Lepisma Saccharina(como el natreen , je, je), son insectos tisanuros de la familia Lepismatidae, toma ya, tienen fototaxia negativa, por eso quería escaparse. Su vida sexual es curiosa, no copulan (como algunos), al vivir en oscuridad y en diferentes páginas el macho deja el espermatoforo pegado en algún párrafo (como algunos) y atraen con engaños a la hembra para que se preñe (como algunos). Según estoy leyendo me he dado cuenta que su vida sexual no es tan curiosa, es parecida a la humana.

Además tienen un depredador natural: La tijereta(Forficula auricularia).Me imagino a mí, llevando a la lepis de turno hacia la G con flores y bombones y que aparezca la manostijeras y se me corta el rollo, fijo.

Hay foro, miles de personas, unos que cómo se matan y con qué, otros que salvar los lepismas. Guerra entre insectófobos y Adena. No sé cómo he podido vivir ajeno a lo que se está desarrollando en el mundo. Ahora además, veo el libro de otra forma, me da un poco de miedo, es como un Universo en pequeño y quién soy yo para interferir en el destino de todos ellos. Que se fastidien y que les den.

 

He vuelto a dejar el Quijote en el mueble y no creo que lo intente nunca más.

Tengo ya 59 años y la primera vez estaba en el colegio, conseguí llegar al capítulo IV, cuando sale de la “Venta” y me di cuenta de que hablaban raro y de que no me enteraba de nada, así que decidí preguntar a mis padres y hermanas las cosas importantes del libro. Era un tipo muy viajero y chulo que se metía en donde no debía, tuvo un asunto con la celestina (mi padre me dijo que cuando fuera mayor me lo contaría), otro follón en Fuenteovejuna y una pelea con Tartarin de Tarascon, en fin, suspendí.

 

En mi adolescencia tardía (sobre los 25 años), conocí a una joven de Torres de Berrellén, muy ilustrada y además con los senos turgentes. Me contó, que su pueblo sale en el Quijote y por este motivo decidí intentar leerlo otra vez. Puse mucho empeño, pero no sé si sería por mis hormonas revueltas o qué, que si leía que estaban en la trilla acababa en la paja. Me parecía un libro erótico y todas las conversaciones entre los personajes iban a lo mismo. Cuando Don Quijote dice “ni soy de mármol, ni soy de bronce, ni ahora son las diez del día sino de noche”, me imagino a Doña Rodríguez insinuándose al lado de mi lecho y lo he hecho. Tuve que dejarlo, porque se convirtió en fijación y tenía que llevar el libro cuando me iba a la cama con alguien (ahora sé que actuaba como el lepisma saccharina macho).

En la cuarentena, lo intenté otra vez, lo llevaba encauzado pero un día al levantarme del inodoro se me cayó dentro. Lo recuperé y conseguí que quedara bastante decente, pero entre esperar al secado y a que perdiera cierto olor a podrido, se me olvidó en el estante (ahora también sé, por qué la flora y la fauna de este libro es tan abundante).

En el foro de internautas hay medidas para hacer desaparecer estos animalitos, desde pesticidas, hasta ecologistas que recomiendan poner al lado una patata (parece que gusta mucho a los lepismas), para que se introduzcan en el interior y luego hacer con ella lo que quieras.

Esto me parece actuar como Dios y yo no quiero cambiarles el ecosistema, bastante tienen con su vida tan complicada y encima no copular (como algunos), así que he decidido coger el libro con guantes y salir a la calle, dirigirme a la plaza de España y sentarme en un banco debajo de las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza, dejarlo y salir por patas y a quien Dios se lo dé San Pedro se lo bendiga.

 

viernes, 10 de abril de 2015

ESTA NOCHE TE CUENTO - 2015 - SUPERCAÑÓN

7. SUPERCAÑÓN (EPIFISIS)

Cuando entré en la santabárbara, estaba apoyada en el brocal metiendo el escobillón embadurnado de sebo por la boca para limpiar el ánima, sus brazos desnudos, brillantes por la grasa que le resbalaba hasta la camisa remangada, empapando la tela y marcando sus pezones, dejando ver su tatuaje con mi nombre. La mancha en su nariz hizo que se me pusiera como la verga mayor. Se dio la vuelta y como la encanta el trinquete, se subió la cureña hasta la cintura y nos pusimos a holgar entre las gualderas.
Le puse el cascabel a la culata, mientras que con sus manos grasientas me dirigía hacia su tulipa, yo no tenía nada que envidiar a los espeques de cubierta y entre mis ganas y las suyas y el chapoteo del barco y del sebo, hubo una explosión sorda que fluyó hacia la sentina.
Será por la abstinencia, pero en la mar, siempre tengo otro proyectil en la recámara y no precisamente de pólvora mojada, así que la propuse otro ejercicio de tiro, pero ahora de avantcarga, así que mientras se amorraba al mástil, yo atacaba su línea de flotación, terminando en un pique de proa y un cuarto de derrota.
  1. Virtudes Torres Reply
    ¡¡¡ GUAU!!!
    ¡¡¡Super, super!!!
    Un saludo desde lejos (para no mancharme de grasa)
    • epifisis Reply
      Virtudes, no te tiene que importar el mancharte de grasa, para eso está la jacuzzi, ja ja.
      Un beso
  2. Ana U. Reply
    ¡Qué bien escribes, Epi! estupendo relato que yo necesitaré mañana coger el diccionario y repasar algunas palabras.
    Suerteeeee y beso.
    • epifisis Reply
      Ana, no mires mucho en el diccionario, me he tomado algunas libertades, eso sí, eran palabras que me sonaban muy eróticas.
      Un beso
  3. auro Reply
    Pero qué caña, digo qué cañón!!
    Aupa ahí!!
    Beso
    • epifisis Reply
      Auro, el sitio era un poco cutre pero es lo que tienen los deberes de Jams. De todas maneras como dice un amigo mío, en peores plazas hemos toreado.
      Un beso
  4. Blanca Oteiza Reply
    Cañón, cañón Epi. Muy chulo el relato.
    Un beso
    • epifisis Reply
      Blanca, un relato burlesco como todo lo pirata. Ja ja.
      Un beso
  5. Ines Z. López Reply
    No sé qué decir, estoy impresionada imaginando esa escena. Yo, como Ana, he tenido que buscar alguna palabra jajajaja
    Un beso, casto, por supuesto.
    • epifisis Reply
      Inés, si te pones a imaginar la escena, igual te pasa como a mi, que para situarme, nos embadurnamos mi mujer y yo con manteca del cocido.
      Un beso
  6. María Jesús Briones Reply
    JA, JA, JA!.. Reconocería un relato tuyo en un cañón,,, perdón he querido decir millón.
    Buen ejercicio para la risoterapia.
    • epifisis Reply
      No se porque dices eso María Jesús, si vengo de hacer unos ejercicios espirituales.
      Un beso
  7. Rafa Olivares Reply
    Si viviera Cela te plagiaba, seguro.
    Grande, Alejandro.
    • epifisis Reply
      Rafa, será la edad, pero cada día estoy más verderón.
      Un abrazo
  8. JOSÉ IGNACIO Reply
    ¿Se subió la cureña hasta la cintura y nos pusimos a holgar entre las gualderas? Jaja, Epífisis, creo que nos has alegrado la tarde… Abrazos. Abrazos otra vez, Jaja.
    • epifisis Reply
      José Ignacio, la cureña tiene un nombre erótico, pues a remangarla, ja ja.
      Un abrazo
  9. Ángel Saiz Mora Reply
    Un relato cañón, alimentado con la pólvora de una creatividad explosiva, valiente y rompedora; un texto que golpea estruendoso en el intelecto.
    Suerte y un abrazo, Epi
    • epifisis Reply
      Ángel, no se si que el “texto golpea estruendoso el intelecto”, es un piropo, pero me gusta.
      Un abrazo
  10. Rosy Val Reply
    Jajaja Epi, ya el título me saca un sonrisa.
    Después de utilizar el diccionario, he podido enterarme de los detalles, aunque el fondo lo he tenido muy claro, desde el principio. Sigue así, eres único.
    Un abrazo.
    • epifisis Reply
      Rosy, creo que estaba clarito lo que quería contar y para eso las mujeres sois mucho más listas.
      Un besazo
  11. Nicolás Megías Berdonce Reply
    Brutal relato Epifisis, me ha gustado bastante la escena que describes… Mucha suerte… Un abrazo…
    • epifisis Reply
      Gracias Nicolás, yo también me lo imaginé, ja ja.
      Un abrazo
  12. Belén Sáenz Reply
    Una pasión marinera muy bien narrada. Has elevado la temperatura bastantes grados en la nave, a ver si al final se te amotina la tripulación. Me ha gustado mucho, original y muy bien narrado.
    • epifisis Reply
      Belén, estamos en semana santa y solo se puede comer marisco, ja ja.
      Un beso
  13. auro Reply
    ¡Cómo eres!!!
    Beso.
    • epifisis Reply
      Es el mundo que me ha hecho así.
      Beso
  14. Ricardo Sanz Molpeceres Reply
    ¡Genial! ¿Pensando en Geena Davis, tal vez? Mucho sebo, digo, suerte!
    • epifisis Reply
      Ricardo, son tantas en las que pienso.
      Un abrazo y surte para ti.
  15. Towanda Reply
    Hola, Epi.
    Menuda pasión tan bien contada y tan bien traída a esta Semana Santa.
    Un abrazo y suertísima.
    • epifisis Reply
      Gracias Towanda, es por culpa del ayuno y la abstinencia.
      Besos
  16. Calamanda Nevado Reply
    Alejandro, has llevado esta historia con cautela y un rico vocabulario, ademas de con un tinte sensual muy bueno. Suerte y saludos
  17. Eva Reply
    Magistral, sin paños calientes (o sí). De lo que estoy segura es de que disfrutas (con todos los matices del verbo) tanto escribiendo tus relatos como nosotros leyéndolos.No te aplaudo porque tendría que quitarme los guantes e igual te parece una provocación, no te beso porque me estremece imaginar tal cosa, no sé que hacer contigo…¿desearte suerte?