martes, 14 de julio de 2015

AQUEL BESO ROBADO - 2015 - CONCURSO ANUAL "LA PICOTA DE JERTE"


 

 
                                                                                 AQUEL BESO ROBADO
 
 
 

No recuerdo los años que tenía, ni su nombre, pero al comer una picota y antes de introducirla en la boca, la pongo entre mis labios y aflora, el olor, el sabor,  la juventud de aquellos veranos en Jerte.

 
 
Me apuntaron mis padres en la escuela, para recuperar no se cual asignatura cateada en la ciudad, fui a rastras, pero al entrar estaba ella, calcetines caídos, vestido a cuadros y unas coletas.
 
 
Me sonrió y  sus dientes o su lengua húmeda,  provocó en mí un azoramiento tal, que los demás niños se echaron a reír.
Me cogió de la mano y me sentó a su lado, notaba su pierna como fuego que me traspasaba.
Miró mi pantalón, levantó sus ojos a los míos, los cerró y yo fui suyo para siempre.
 
 
En el recreo, detrás de la higuera, a su sombra, se colocó una picota gorda, roja intensa entre los labios y me invitó a morderla a la vez que ella.
 
 
Puse los míos sobre la fruta y entonces ella, abrió más la boca y me abrazó en un beso profundo con la fruta por en medio, mordisqueando la pulpa interminablemente, respirando por la nariz como peces fuera del agua.
 
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario