sábado, 18 de mayo de 2013

RELATOS EN CADENA SER - 2013 - SI NO AGUANTAS UNA BROMA, VETE


                                                                SI NO AGUANTAS UNA BROMA, VETE
 
El cabo Hopkins repartía las cartas con la izquierda, mientras con la derecha manejaba el manillar de la bicicleta y así, todos los días se acercaba  donde estaba su novia lavando en el río y sin bajar la pellizcaba y se alejaba pedaleando y riendo.
 
Ella le perseguía un trecho hasta que se agotaba y volvía furibunda.
 

Un día por detrás de ella, tendió una línea de ropa fina de nylon y esperó.

Se echó a correr y él detrás acelerando y al llegar a la trampa se agachó.
 

La cabeza se elevó para rodar luego por el césped, mientras la bicicleta con el resto iba hacia el río.
 

2 comentarios:

  1. Me recuerda a Gila, inimitable

    ResponderEliminar
  2. Ya quisiera yo, parecerme a ese genio. Gracias

    ResponderEliminar