viernes, 19 de julio de 2019

A PROPÓSITO DE UN CASO


                                                                            A PROPÓSITO DE UN CASO





La definición de vulva hoy día ha cambiado, comprende unos genitales femeninos de rostro lampiño, piel rosada, incólumes formas ovaladas y un tímido clítoris.


Dirijo una clínica de Cirugía Genital y Labioplastia  y no estoy de acuerdo, se lo digo a todas mis pacientes, las vulvas son siempre bonitas.



Hay vulvas pelirrojas o de un azabache ensortijado, con piercings o depiladas en variopintas formas geométricas, pulposas o de corte anguloso, simétricas o con cierta cojera lateral y clítoris hermosos o no.


Los medios, la moda y el porno tienden a separar unas vulvas buenas o bellas –rosadas con labios pequeños– y otras malas o poco atractivas».


Dicho esto, presento a este Congreso mi último caso clínico.
Entró en mi consulta una mujer caucásica, atractiva, de unos treinta y tantos años y nada más sentarse se echó a llorar. Dejé que se tranquilizara y me contó que estaban a punto de echarla del trabajo.
 En un club, toda las noches realizaba malabares diversos terminando su actuación con la introducción en su vagina de varias pelotas de ping pong que luego expulsaba con maestría.


 Últimamente notaba falta de fuerza y parecía más una gallina poniendo un huevo que un  cañón disparando.
Pasamos a la sala de exploración y la coloqué en posición ginecológica y al asomarme me di de bruces con los belfos del camello de Melchor.
Me puse el guante de látex e introduje dos dedos preguntándole si le hacía daño, me  sonrió y me dijo que hasta hacía  poco, era capaz de quitarme el guante con su musculatura vaginal.
Hubo que operar. Reforcé con anillos de músculo estriado las paredes y recorté con bisturí eléctrico las excrecencias de los labios menores.


Meses después, acudí una noche al club donde actuaba y me situé en la última fila, amparado en la oscuridad.
Estuvo espectacular y al final se quitó la braguita de lentejuelas, se introdujo las pelotas y disparó.
La que cogí al vuelo la observé a la luz de la vela, ponía
            “I LOVE, DOC “


jueves, 18 de julio de 2019

HORROR NAZI - ODESSA


                                                                                 ODESSA





En el patio, un montón de músicos con pijamas a rayas, que a duras penas pueden con los instrumentos, interpretan la cabalgata de las Walkirias.




Apoyado en el alféizar, sin guerrera, un SS observa complacido como un suboficial se acerca al portador del trombón que ha caído de rodillas y le da una patada.

Remata con un tiro de la luger.




Mientras, una columna de ancianos, mujeres y niños se dirigen al barracón con chimenea.



Fatigado, enciende un cigarro con su mechero de oro y se da la vuelta.



Soltero, sádico y homosexual, se dirige al preso que yace desnudo en el suelo.

Lamenta que no haya aguantado la tortura, la sangre encharca el despacho.

Siente que su tiempo se está acabando, la guerra se está perdiendo.



Dobla la campana de Dachau, la música enmudece y un clamor se eleva hasta sus  oídos.

Se acerca a la ventana, en el patio, presos y guardianes luchan a muerte, los disparos y ráfagas crean el caos. La abre y oye, Hitler ha muerto, Hitler ha muerto.



Corre hacia el teléfono, le da a la manivela, saca una carterita del bolsillo del pantalón, se ajusta el monóculo, marca, espera y dice:

¿Odessa?


martes, 16 de julio de 2019

UN RECUERDO VERANIEGO DE ENTC



                                 DUCHAS CALIentes
 
 
Preferiría no hacerlo, pero en cuanto pongo la música y el agua tibia empieza a caer sobre mi cabeza, sé que terminaré como siempre. El jabón me va llenando de espuma el cuerpo y la suavidad de mis manos sobre él, hace que mis terminacion es nerviosas despierten.

 

 
Me recuesto en las baldosas y dejo que el agua dibuje surcos, que el chorro en los pezones me los erice y me demoro en ellos pues me conozco muy bien y sé lo que me gusta.

 


 Con las manos arrugadas, mojadas y enjabonadas, me dedico a recorrer los recovecos, los pliegues y el ansia y el deseo se precipita en un jadeo silencioso, mío, secreto, siento que mis dedos se deslizan por el muslo arriba y abajo, rodean la ingle y se quedan un rato y vuelta a empezar.
 


“Je t’aime moi non plus”, está a punto de terminar, la música inicia un crescendo, la voz de Gainsbourg se acalla, silencio de voces, roto por los susurros de la Birkin que entran en mi seso, llegan a mi sexo y acabo con ella.
 
La vela titila, como yo y me siento en el borde. Me enfada mi debilidad, preferiría no hacerlo.

martes, 2 de julio de 2019

ÚLTIMA FILA


                                                                             ÚLTIMA FILA







Temblamos tanto, que las palomitas se derramaron sobre las piernas.

 El payaso agarró la mano del niño desde la alcantarilla, todos en la sala gritamos  al unísono, habíamos entrado en un pánico colectivo por los sustos continuados.



Pensé que en la fila de los mancos, tendría una oportunidad con mi chica, pero las cosas no iban como había planeado.



Aunque no podía quitar los ojos de la pantalla, notaba como unas manos se afanaban en recoger las cotufas.



Cuando mi temblor se convirtió  en espasmos, acercó su boca a mi oreja y me susurró, que eso, ya no era una palomita.


lunes, 1 de julio de 2019

CORTEJO SENSUAL


                                                                                    CORTEJO SENSUAL


En medio de la barahúnda del pub, con gente disfrazada, la música española de los 80 en directo muy alta, me encuentro disfrazado de Drácula, sentado  a una mesa con mi copa.



En los 22 años que viví en Las Palmas, no solía estar parado,  bailaba y me metía con otras mascaritas. Desde los sesenta y tantos que tengo ahora,  observo y mi mirada recorre el local. Parándome,  ora en una pareja de bailarines, ora en la juerga de algunos amigos de copas que gritan por no entenderse.



A cierta distancia, en la barra, un foco iluminaba a una pareja sin disfrazar, él peinaba canas, ella atractiva, como si la luz creara un aura que los separase de los demás mortales. En su cápsula, la música era otra, estaban solos y de pie.  Se movían a un compás lento, sutil, erótico, ese que hace que nos aproximemos o alejemos  casi sin contacto y que se convierte en un juego eterno.



La sonrisa de él, le hacía parecer más directo, más depredador. La sonrisa de ella, más felina,  hacía que no se  supiera quien era la presa.  Sus manos como zarpas,  bailaban alrededor del cuerpo del macho sin tocarlo, enervándolo aún más.



Estoy asistiendo a la conversión del cortejo sexual de los documentales de la 2, en uno sensual.  Más largo, quizás porque vienen de otras historias. Lo más seguro, porque en las  segundas oportunidades, algunas cosas se cuidan más.



Como un voyeur, embelesado por el ritual  de ataques y huidas, besos y caricias, tengo envidia sana y noto un pálpito en mi bajo vientre.

Se marchan. Me acerco.



María y Rubén, felicidades.







PADDY FOX’S. NOCHE DE HALLOWEEN 2018

domingo, 30 de junio de 2019

PAS DE DEUX


                                                                                    PAS DE DEUX





Si malo es estar enamorado como un verraco, el primer bailarín ruso lo está de Odette.

En estado flácido, le cuesta ponerse la malla tan ajustada, pues parece un pepino.



Hoy es el estreno, va a asistir la familia Romanov, el teatro de la Ópera está a rebosar.



Sale del camerino, entre bambalinas ve a su chica y sufre una erección. La música le da la entrada y el público aúlla al ver semejante bulto, dando saltos por el escenario.

 Anastasia se tapa los ojos y la obra se acerca al momento cumbre del “pas de deux”, innovador.



Sigfrido realiza unos pirouettes, hace girar al cisne blanco sobre un pie e inicia una levantada o porté, con tan mala pata que se apoya sobre el miembro.



 Un chasquido se oye por encima de la orquesta cuando los senos cavernosos del pene se rompen, provocando una cipotimia, muerte inmediata del bailarín.


viernes, 28 de junio de 2019

COLITIS


                                                                                                COLITIS





Me siento joven, los años no pasan, la tengo dura como cuando tenía veinte años. Me la intento coger y no puedo, tengo los brazos pegados a los muslos, me estoy poniendo nervioso y entonces me empiezan a picar los huevos.



Abro los ojos, los párpados parecen lápidas y me encuentro rodeado de gente como yo, sin piernas, parece un urinario, se oyen los chorros matinales, me entran ganas y aprieto, un dolor me sube desde el pito a los riñones.

 No recordaba tener cálculos.

Cené un filete a la piedra y me la comí también.

Un retortijón, como una fractura tectónica, hace que los vecinos giren sus cabezas con un crujir de vértebras, no veo ni espejo ni váter, la vergüenza y la urgencia hace que avance a saltitos.



Se me relaja el esfínter y una cascada de canicas ruedan por el parquet.



“Pedrín, deja a tu padre, tiene resaca”.

jueves, 27 de junio de 2019

KGB


                                                                           KGB





A los pies de la cama, de la suite del Hotel  Tverskaya, desnudo, sonrío mientras me miro en el espejo.

Se abre la puerta del baño y entra Petirroja, con unas braguitas, liguero y medias con blondas de color picota, me coloca una mano en el pecho y me tumba en el tálamo.



Quiero intimar con ella, pero sin decir nada, me agarra del miembro. A punto del desmayo, veo que la otra mano lleva un puñal, con la pierna la volteo y salto sobre ella, innecesariamente, de su cabeza dislocada un reguero de sangre me mancha las manos.



 A veces para salvarse hay que convertirse en asesino.

Me visto raudo, me deslizo por las sombras, me apoyo en una fachada y veo enfrente el Mausoleo de Lenin, sigilosamente, penetro.



Me acerco a la momia y me acuesto a su lado.

Necesito un escándalo internacional.




¡Ay del Ejército Rojo!.

Creo que se ha movido.

Van a abrir.





Empieza la cuenta atrás.


miércoles, 26 de junio de 2019

PARASOMNIA, PARA QUÉ


                                                     PARASOMNIA, PARA QUÉ







Durante varios años, en el orfanato, la cuidadora, se acercaba sigilosamente  a mi cama y retiraba de golpe la ropa de cama. Muchos días, la mancha amarillenta delataba que me había hecho pis.


Las risas y los dedos acusadores aún me persiguen y no he conseguido hacer todavía una vida normal. Durante toda la jornada las sábanas y el colchón de lana se iban secando y el escarnio duraba durante el estudio y en el recreo.



 Por la noche, el olor y la humedad retrasaban mi sueño, eso y los ruidos del dormitorio, pues mi meada era la única defensa cuando los chicos mayores abusaban de mi cuerpo. Muchas veces me pillaron dormido y entonces las vejaciones eran asquerosas. 

 Entre varios me sujetaban y me tapaban la boca y otros me sodomizaban o se corrían en mi cara.

Las duchas me aterraban, me llamaban gorrino y todo eso era para ser menos apetecible a los sátiros de mis compañeros del hospicio.



Recuerdo las reprimendas mientras se oreaban las sábanas  al viento y yo, sin poder decir nada pues mi vida correría peligro.  Ahora soy profesor de primaria.